Mostrando entradas con la etiqueta SAN JOSÉ SÁNCHEZ DEL RÍO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta SAN JOSÉ SÁNCHEZ DEL RÍO. Mostrar todas las entradas

sábado, 10 de febrero de 2018

7 COSAS QUE DEBES SABER SOBRE SAN JOSÉ SÁNCHEZ DEL RÍO

7 cosas que debes saber sobre San José Sánchez del Río
Redacción ACI Prensa





“Joselito”, como se le conoce al pequeño testigo de Cristo, fue torturado y asesinado el 10 de febrero de 1928 por oficiales del gobierno de Plutarco Elías Calles porque se negó a renunciar a su fe.

La guerra cristera en México se inició tras la legislación anticlerical de 1926 promovida por Calles. Los católicos que se levantaron en armas en defensa de la fe fueron llamados cristeros.

A continuación 7 cosas que debes saber de la vida de San Joselito, explicadas por el postulador de su causa de canonización, P. Fidel González Fernández, en diálogo con el periódico El Pueblo Católico.

1.- Pidió a Dios la gracia de morir mártir

Cuando su familia se trasladó a Guadalajara, José fue a la tumba del abogado Anacleto González Flores, martirizado el 1 de abril de 1927. Allí el muchacho pidió a Dios poder morir como Anacleto en defensa de la fe católica.

Uno de los 27 testigos en su proceso indicó que el joven tomó la decisión de unirse a los cristeros en esa visita-peregrinación. Su resolución se hizo más fuerte y rogó a sus padres que lo dejasen unirse a los cristeros.

Al inicio se negaban por su corta edad. Incluso llegó a decirle a su madre: “nunca ha sido tan fácil como ahora ir al paraíso”. Al final, le dieron su permiso y bendición.

2.- Dio la vida por un cristero

José sirvió a los cristeros -que en un principio no quisieron aceptarlo porque era joven y por el peligro al que se exponía- como portaestandarte de la imagen de la Virgen de Guadalupe, pero no llegó a tomar parte activa en los enfrentamientos armados.

El 6 de febrero de 1928 durante un enfrentamiento entre las tropas del gobierno y los cristeros, le dispararon al caballo del jefe cristero Luis Guízar Morfín.

Joselito se bajó del suyo y “en un acto heroico” para que no fuera hecho prisionero se lo ofreció diciéndole: “mi gene­ral, tome usted mi caballo y sálvese; usted es más necesario y hace más falta a la causa que yo”.

Así Guízar Morfín pudo escapar y el joven fue capturado junto con su amigo Lázaro.

3.- El lugar de su bautizo fue su prisión

Luego de ser capturado el 7 de febrero de 1928 Joselito fue encerrado en el baptisterio de la iglesia de Santiago Apóstol en Sahuayo, que había sido convertida en una cárcel y en caballeriza de las tropas del gobierno. Así el lugar donde fue bautizado se convirtió en su prisión.

4.- Defendió una iglesia convertida en gallinero

El postulador contó que el tabernáculo y el presbiterio de la iglesia donde estaba prisionero fue convertido en un gallinero donde se entrenaban los gallos de pelea del gobernador.

José “reaccionó con fuerza matando a los gallos, y sin miedo a las amenazas de muerte”. Allí le dijo al carcelero: “la casa de Dios es para rezar, no para usarla como un establo de animales. Estoy dispuesto a todo.  Puede fusilarme. Así me encontraré enseguida en la presencia de Dios y podré pedirle que le confunda”.

5.- Vivió su fe sin temor al peligro

El presidente Plutarco Elías Calles promulgó varias restricciones a la Iglesia y los que se atrevían a desobedecer y profesar su fe eran enviados a la cárcel y ejecutados.

“Acudía al catecismo y se distinguía por su compromiso en las difíciles actividades parroquiales, (…) se acercaba a los sacramentos, cuando podía, porque el culto público estaba prohibido, poniendo en peligro su vida; rezaba cada día el santo Rosario junto con su familia. A pesar de ser todavía muy joven, José sabía muy bien lo que estaba viviendo México en aquella persecución”, indicó el postulador.

“La etapa de la adolescencia -explicó el sacerdote- tiene características particulares muy conocidas: es tiempo de búsqueda de un modelo para identificarse y de un ideal que fundamente toda la vida. José lo encontró en Cristo y su an­helo más grande fue entregarse totalmente en favor de la Iglesia ultrajada”.


6.- Su padrino de primera comunión mandó asesinarlo

Según recordó el postulador, el padrino de primera comunión de Joselito fue Rafael Picazo Sánchez. Incluso estaban emparentados y era amigo de la familia.

Fue él quien, influenciado por el presidente Calles y su odio a la Iglesia, ordenó asesinarlo. Se le considera “el autor intelectual” de su martirio.

7.- Le arrancaron la piel de los pies

Al inicio Rafael Picazo no quería asesinarlo así que le hizo varias propuestas tentadoras para hacerlo renegar de su fe. Le ofreció inscribirlo en la prestigiosa escuela militar del régimen e incluso mandarlo a Estados Unidos. Sin embargo él las rechazó.

Entonces Picazo pidió a la familia la suma de 5 mil pesos de oro para su rescate. Su padre reunió el dinero, pero José le pidió que no pagara el rescate porque ya había ofrecido su vida a Dios y “su fe no estaba a la venta”.

Dos testigos de su martirio contaron que ya en el mesón, los soldados le arrancaron la piel de la planta de los pies con un cuchillo. Después lo hicieron caminar hasta el cementerio mientras lo golpeaban.

El P. González dijo que “querían obligarlo a apostatar de la fe con las torturas, pero no lo lograron. Sus labios solamente se abrían para gritar ‘¡Viva Cristo Rey y Santa María de Guadalupe!’.

En el cementerio, el jefe de los soldados ordenó apuñalarlo para que no se oyeran los disparos. Con cada puñalada José gritaba: “¡Viva Cristo Rey!”, “¡Viva Santa María de Guadalupe!”. Después el jefe le disparó dos veces en la cabeza. Eran las 11:30 p.m del 10 de febrero de 1928.

SAN JOSÉ SÁNCHEZ DEL RÍO, NIÑO MÁRTIR CRISTERO, 10 DE FEBRERO


Hoy 10 de febrero es la fiesta de San José Sánchez del Río, el niño cristero que murió mártir
Redacción ACI Prensa




San José Sánchez del Río fue un niño que se enlistó en las filas de los cristeros y que murió mártir en la persecución religiosa que sufrió México en la segunda década del siglo XX.


Nació el 28 de marzo de 1913 en Sahuayo, Michoacán (México).

En 1926, cuando se decretó la suspensión del culto público en su país por el gobierno de Plutarco Elías Calles, José tenía apenas 13 años y 5 meses.

En aquel tiempo, como respuesta a la legislación anticlerical que estaba orientada a restringir la libertad religiosa, laicos, presbíteros y religiosos católicos decidieron levantarse en armas en defensa de la fe y se les dio el nombre de Cristeros.

Se estima que fueron 250 mil personas las que perdieron la vida en esa guerra en ambos bandos.

 “Joselito”, como se le conoce al pequeño cristero, pidió permiso a sus padres para enlistarse como soldado del general Prudencio Mendoza y defender la causa de Cristo y de su Iglesia.

Su madre trató de disuadirlo pero él le dijo: "Mamá, nunca había sido tan fácil ganarse el cielo como ahora, y no quiero perder la ocasión".

San José Sánchez del Río fue torturado y asesinado el 10 de febrero de 1928, a la edad de 14, por oficiales del gobierno de Calles porque se negó a renunciar a su fe.  

Le cortaron la planta de los pies y fue conducido descalzo hasta su tumba. Mientras caminaba, José Luis rezaba y gritaba “¡Viva Cristo Rey y la Virgen de Guadalupe!”.

Ante su tumba fue colgado en un árbol y acuchillado. Uno de los verdugos lo bajó y le preguntó qué mensaje le daba a sus padres. El niño respondió: “Que Viva Cristo Rey y que en el cielo nos veremos”. Ante esta respuesta, el hombre le dio un tiro en la sien y lo mató.


San José Sánchez del Río fue declarado beato en Guadalajara (México) el 20 de noviembre de 2005 por el Cardenal José Saraiva Martins, y canonizado en Roma (Italia) por el Papa Francisco el 16 de octubre de 2016 junto a otros seis beatos, entre ellos el argentino Cura Brochero.

En el año 2012 se estrenó Cristiada, una película que cuenta varios momentos de la Guerra Cristera y de la vida del Beato Anacleto González, San José Sánchez del Río y otros santos mártires.

CARTA DE SAN JOSÉ SÁNCHEZ DEL RÍO A SU MADRE ANTES DE MORIR


Carta de San José Sánchez del Río a su madre
Cotija, 6 de febrero de 1928.



Mi querida mamá: Fui hecho prisionero en combate en este día. Creo que en los momentos actuales voy a morir, pero no importa, mamá. Resígnate a la voluntad de Dios. No te preocupes por mi muerte, que es lo que me mortifica; antes diles a mis hermanos que sigan el ejemplo que les dejó su hermano el más chico. Y tú haz la voluntad de Dios, ten valor y mándame la bendición juntamente con la de mi padre. Salúdame a todos por última vez y tú recibe el corazón de tu hijo que tanto te quiere y verte antes de morir deseaba.


José Sánchez del Río.

miércoles, 26 de octubre de 2016

UN NIÑO ES NUEVO SANTO; SAN JOSÉ SÁNCHEZ DEL RÍO


Un niño es nuevo santo



1)  Para saber
El domingo 16 de octubre el Papa Francisco celebró la Misa de canonización de siete nuevos santos de la Iglesia, entre los que se encuentra el niño mexicano José Sánchez del Río, mártir de la guerra cristera.

Las reliquias de los siete nuevos santos, fueron depositadas a los pies de la imagen de la Virgen María en el altar. Las reliquias de San José Sánchez del Río, fueron llevadas por Mauricio Kuri, joven actor que lo interpretó en la película “La Cristiada” y por Jesús Eduardo Gálvez, joven de 15 años de Sahuayo, ciudad natal del santo mexicano. Ambos vestían como Joselito al momento de su muerte.

2) Para pensar
El P. Fidel González es quien se encargó de que se llevara a cabo la canonización de José Sánchez del Río, conocido por muchos como “el niño Cristero” o simplemente por “Joselito”. El Padre Fidel asegura que es un mártir de los derechos fundamentales de la persona porque defendía la libertad de religión. Aunque era un adolescente, iba a cumplir 15 años, tenía la madurez de un joven de 20. Esto se ve en sus respuestas y en el modo en cómo enfrentó su martirio, en un “siglo de los mártires”, como dijo Juan Pablo II, en que mandaron al martirio a unos 27 millones de personas, más que en el resto de la historia del cristianismo.

El sacerdote asegura que el caso de Joselito “es excepcional”. La última tortura que sufrió fue que le desollaron los pies y le hicieron caminar desde la iglesia parroquial donde fue bautizado hasta el cementerio, casi a media noche, al tiempo que dejaba las huellas sangrantes de sus pies en el camino”. Además, “le habían roto la mandíbula y los dientes con la culata de un fusil, y así ensangrentado, gritaba «¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Virgen de Guadalupe!»”.

Antes de morir, “escribió una carta a su madre en la que dijo ser consciente de que iba a ser fusilado, confesaba su fe en Cristo y aceptaba esa muerte”. Una vez asesinado, a pesar de prohibirlo, “la gente salió de sus casas a recoger la tierra ensangrentada dejada en el camino por Joselito, y la tumba se convirtió en un imán que el gobierno nunca pudo parar”.

El postulador asegura tener “una lista de unas 300 personas que murieron de forma similar y podrían ser canonizadas mañana mismo”.

3) Para vivir
En el ofertorio de la Misa, participó Ximena Guadalupe Magallón con su madre y su abuela. La curación de Ximena, cuando era apenas un bebé, es el milagro que llevó a los altares a San José Sánchez del Río.

Pero hubo antes un “primer milagro moral” de Joselito, sobre el jefe político responsable de acabar con su vida. Aunque el jefe pertenecía a una buena familia, había perdido su fe, no obstante tener dos hermanas religiosas, una buena esposa y dos hijos, uno de los cuales se ordenó sacerdote y aún vive. Este jefe político, “al final de su vida fue asesinado en un viaje en un tren por un adversario político del mismo partido. Estando moribundo, pidió un sacerdote. Un Sacerdote que viajaba pudo asistirlo espiritualmente en sus últimos minutos de vida”.

Al final de la celebración, y mientras el Papa se retiraba se entonó La Guadalupana, himno dedicado a la Virgen de Guadalupe.

Pbro. José Martínez Colín

lunes, 17 de octubre de 2016

IMÁGENES DE SAN JOSÉ SÁNCHEZ DEL RÍO









ESTOS SON LOS LUGARES DONDE SE PODRÁ VENERAR LAS RELIQUIAS DE SAN JOSÉ SÁNCHEZ DEL RÍO


Estos son los lugares donde se podrá venerar las reliquias de San José Sánchez del Río
Por Diego López Marina



VATICANO, 16 Oct. 16 /  (ACI).- Los restos de San José Sánchez del Río actualmente se veneran en la parroquia Santiago Apóstol en Sahuayo (México), sin embargo, después su canonización este 16 de octubre, tres reliquias de primer grado del santo ya se encuentran en Roma (Italia) para su veneración.

A finales de septiembre el Obispo de Zamora, Mons. Javier Navarro Rodríguez, y el Obispo Auxiliar de la misma diócesis, Mons. Jaime Calderón Calderón, firmaron el acta correspondiente por la extracción de las reliquias.

“En el momento que se abrió la urna se determinó que la clavícula era la parte más idónea para extraerse y partirse”, explicó a ACI Prensa, Mons. Calderón.

“El resto óseo se fragmentó en tres partes. La primera se entregó al Papa Francisco, la segunda al Pontificio Colegio de México en Roma y la última será entregada el lunes 17 de octubre a la Basílica de San Bartolomé ”, detalló Santiago Manzo, miembro del equipo de promoción y difusión de José Sánchez del Río.

El relicario que contiene el resto óseo que fue presentado para la ceremonia de canonización y colocado a los pies de la imagen de la Virgen María, tiene forma de cruz y cuenta con cuatros inscripciones: “San José Sánchez del Río”, “Santa Madre de Guadalupe”, “Viva Cristo Rey” y “Nunca fue tan fácil ganarse el cielo”, esta última haciendo referencia a las palabras que el santo dijo a su madre para que le permitiera participar de la Guerra Cristera.

Por otro lado, desde ya los fieles pueden venerar sus reliquias en la parroquia Santiago Apóstol de Sahuayo, tierra natal del nuevo santo.

CONOZCA EL MILAGRO QUE PERMITIÓ LA CANONIZACIÓN DE SAN JOSÉ SÁNCHEZ DEL RÍO


Conozca el milagro que permitió la canonización de San José Sánchez del Río, el niño cristero
Por María Ximena Rondón

 (ACI).- La curación de una bebé mexicana, para quien “humanamente ya no había esperanza de vida”, fue el milagro que llevará al Vaticano a declarar santo al niño cristero Beato José Luis Sánchez del Río, mártir de la persecución religiosa que sufrió México en la segunda década del siglo XX.

Como se recuerda, el 21 de enero el Papa Francisco firmó el decreto que aprueba el milagro atribuido a la intercesión del niño beato de 14 años. Se trata de la curación milagrosa de Ximena Guadalupe Magallón Gálvez, una bebé mexicana que tuvo meningitis, tuberculosis, convulsiones y que sufrió un infarto cerebral.

La historia de la bebé fue compartida por su madre, Paulina Gálvez Ávila, en la página de Facebook del beato. Sobre la enfermedad de su hija, indicó que “humanamente ya no había esperanza de vida” y que en ese momento se la dejaron en manos de Dios por intercesión de “Joselito”.

Esta es la historia:

Ximena nació el 8 de septiembre del 2008 en Estados Unidos. Cuando tenía un mes de edad, sus padres la llevaron a la ciudad de Sahuayo, ubicada en el estado de Michoacán (México) donde nació el beato. A los 15 días la bebé empezó a tener fiebre. Su pediatra la trató pero no mejoraba. Le sacaron una radiografía para descartar una neumonía. Fue internada en el Hospital Santa María de Sahuayo y a los tres días le dieron de alta. Sin embargo, la fiebre no bajaba.

Entonces sus padres la llevaron al estado de Aguascalientes para buscar una segunda opinión. El caso de Ximena fue asumido por el Dr. Rosendo Sánchez. Este médico les recomendó que internaran a la bebé nuevamente en Sahuayo porque creyó que se trataba de una neumonía atípica. Ximena regresó al hospital y el Dr. Adán Macías indicó que podría tener neumococo. Los padres llamaron al Dr. Rosendo, que les pidió traerla de urgencia a Aguascalientes.


Paulina comentó que al ver que la salud de su hija se agravaba decidieron bautizarla. De vuelta en Aguascalientes, los médicos descubrieron que Ximena tenía el pulmón derecho lleno de líquido y le hicieron un broncoscopio. La familia regresó a Sahuayo y la bebé no mejoraba.

“Pasamos dos meses con esa pesadilla y (los médicos) no sabían qué pasaba pues no respondía a ningún tratamientos. Pensaron que su píloro tenía una fisura y que por ahí se pasaba la leche al pulmón (…) Tendrían que operarla”, narró la madre.  

Un día antes de la operación, Ximena empeoró. Le hicieron una radiografía y una punción pleural: tenía líquido en uno de sus pulmones.

“El Dr. Rosendo habló con nosotros y nos informó que tendría que someterla a una operación muy delicada ya que podría desangrarse y morir. Consentimos y le dijimos que hiciera lo necesario para salvar a Ximenita y que la entregábamos en las manos de Dios”, expresó Paulina.

Tras la operación el médico analizó un pedazo de pulmón y dijo a los padres de Ximena que ella podría tener tuberculosis.

“Cuando nos dijeron que efectivamente era tuberculosis y nos la llevaron al cuarto, la note rara, con su mirada fija y ausente. Le hablamos, pero no reaccionaba. Le comente al doctor que la veía mal, no era mi bebé porque ella era risueña de antes”, señaló la madre.

La bebé volvió a ser sometida a una terapia intensiva. Al día siguiente, cuando su madre fue a verla le dijeron que Ximena había convulsionado. Cuando la vio, Paulina empezó a rezar y la criatura volvió a convulsionar. Las enfermeras la inyectaron pero no paraba. Le hicieron una tomografía pero no mejoraba.

Paulina pidió ver a su hija. Antes de entrar al cuarto donde estaba, la doctora “me dijo que mi bebe ya estaba en vida vegetal y que iniciara los trámites correspondientes. Llegó el Dr. Rosendo y llorando le pedí por favor salve a mi hija. La indujeron en coma y nos dieron 72 horas para ver si viviría, ya que el 90% de su cerebro estaba muerto”.

“Fuimos a misa todos los días para pedirle a Dios y a Joselito que intercediera por mi bebe, que me hicieran el Milagro...”, manifestó.

“Antes de desconectarla, les pedí que me dejaran estar con ella y la abrace, la desconectaron. En ese momento puse a mi bebé en manos de Dios y la intercesión de Joselito y en eso abrió sus ojos y me sonrió”. Ximena miró a los doctores “y empezó a reírse con ellos”. Ellos “no podían explicar lo que había pasado, porque ya estaba hecho todo medicamente y es ahí cuando afirman que fue un Milagro”.

Los médicos se llevaron a Ximena para hacerle una tomografía y un encefalograma. Se dieron con la sorpresa de que el 80 por ciento de su cerebro estaba recuperado. Al día siguiente volvieron a examinarla y el cerebro ya estaba totalmente sano.

Dijeron que la bebé no podría succionar. Sin embargo, cuando su madre le dio el biberón ella bebió once onzas. Los doctores estaban atónitos. Creyeron que si Ximena sobrevivía probablemente no podría caminar ni hablar, ver o escuchar debido a las secuelas del infarto cerebral que sufrió.

Contra todas las predicciones de los médicos, Ximena se recuperó totalmente y está “perfectamente bien gracias a Dios y a la intercesión de Joselito. Damos, infinitamente, gracias a Dios Todopoderoso por este Milagro y al Beato Mártir José Sánchez del Río por plena intercesión”.


El beato José Luis Sánchez del Río fue torturado y asesinado a los 14 años durante la persecución religiosa del presidente mexicano Plutarco Elías Calles de 1924 a 1928. José Luis se había enlistado en las filas de los cristeros, al mando del general Prudencio Mendoza.

Fue capturado por el ejército federal y su martirio ocurrió el viernes 10 de febrero de 1928. Le cortaron la planta de los pies y fue conducido descalzo hasta su tumba. Mientras caminaba, José Luis rezaba y gritaba “¡Viva Cristo Rey y la Virgen de Guadalupe!”.

Ante su tumba fue colgado en un árbol y acuchillado. Uno de los verdugos lo bajó y le preguntó qué mensaje le daba a sus padres. El niño respondió: “Que Viva Cristo Rey y que en el cielo nos veremos”. Ante esta respuesta, el hombre le dio un tiro en la sien y lo mató.

sábado, 15 de octubre de 2016

JOSELITO NOS ENSEÑA A SER VALIENTES ANTE COLONIZACIONES IDEOLÓGICAS


Joselito nos enseña a ser valientes ante colonizaciones ideológicas, afirma cardenal



 (ACI).- El Arzobispo de Morelia (México), Cardenal Alberto Suárez Inda, destacó la presencia de “muchos mexicanos” en Roma (Italia) para presenciar la canonización del joven cristero José Luis Sánchez del Río, cuya heroicidad durante la persecución religiosa de principios del siglo XX, es ejemplo para los católicos de hoy que enfrentan la persecución sutil de las colonizaciones ideológicas.

En declaraciones a ACI Prensa, el Purpurado recordó que desde sus inicios “la historia de la Iglesia es la historia de una Iglesia martirial”, con las persecuciones a los primeros cristianos –entre ellos Pedro y Pablo- y las ocurridas en Corea, Japón, e incluso en países con profundas raíces católicas como España y México.

Sin embargo, señaló que si bien “muchos no tenemos la gracia del martirio cruento”, sí estamos llamados a “ser heroicos en el cada día, en la vida ordinaria y esto nos invita a no desfallecer, a no dejarnos arrastrar por una corriente, sino mantenernos firmes en la fe cuando hay unas persecuciones ahora más sutiles que son, a veces, como dice el Papa, una colonización ideológica”.


“José Sánchez del Río, que de manera valiente, generosa, decidida, prefirió morir por Cristo, anhelaba el martirio como una gracia; y ahora que el Papa Francisco lo canoniza, sin duda que reconocemos que tenemos un gran intercesor y un gran ejemplo para la juventud”, afirmó.

El Arzobispo de Morelia –ubicada en el estado de Michoacán, donde está Sahuayo, el pueblo natal del futuro santo-, recordó que para México la persecución religiosa iniciada por el presidente Plutarco Elías Calles fue una “época amarga, dramática”.

Sin embargo, “la providencia de Dios ha dejado (a los mártires mexicanos) como la semilla de muchos nuevos cristianos, auténticos, y desde luego jóvenes como José Luis Sánchez del Río es sin duda un motivo de santo orgullo. No de un orgullo fatuo, sino de saber que un joven puede tener la valentía, puede tener la clarividencia, la lucidez para decir ‘me voy a ganar el Cielo, es la gran oportunidad’” y no dar “ni un paso atrás”.


En ese sentido, dijo que la decisión del futuro santo de convencer “a quienes querían liberarlo pagando la suma grande de rescate”, enseña que “lo que vale en la vida verdaderamente, más que el dinero, pues es el tesoro de nuestra fe”. Añadió que esto hoy es también un ejemplo para México, “en que se le pone precio a la vida de algunas personas”.

Por ello, el Cardenal Suárez Inda exhortó a los fieles a no dejarse llevar por las colonizaciones ideológicas, ni por “una rutina, un cansancio” o “simplemente un acostumbrarnos a un espíritu mundano”. “Necesitamos reaccionar y ser verdaderamente fieles a Jesús en la virtud, en la actitud de confianza en Dios y también de enfrentarnos a todos esos obstáculos que presenta la vida cristiana en el mundo de hoy como en cualquier época y en cualquier ambiente”, expresó.

POSTULADOR DEL NIÑO CRISTERO: ES UN MÁRTIR DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DE LA PERSONA


Postulador del niño cristero: Es un mártir de los derechos fundamentales de la persona
Por Álvaro de Juana



 (ACI).- El Postulador de la Causa de José Sánchez del Río, conocido por muchos como “el niño Cristero” o simplemente por “Joselito”, es el P. Fidel González, quien conoce todos los detalles que han posibilitado que sea canonizado por el Papa Francisco el domingo 16 de octubre y asegura que “es un mártir de los derechos fundamentales de la persona”.

“Muchos lo llaman niño, pero tenía 14 años y estaba a punto de cumplir los 15, era un adolescente que desde un punto de vista psicológico, sus actitudes correspondían a un joven de unos 18-20 años de los de hoy”, aseguró el postulador a ACI Prensa.

“Esto se ve en la madurez de sus respuestas y en el modo en cómo se enfrenta con una de las persecuciones más violentas del siglo XX. Este siglo es el de los mártires, como dijo Juan Pablo II, es el siglo de los grandes totalitarismos que mandaron al martirio unos 27 millones de personas, más que todo el resto de la historia del cristianismo”.

El sacerdote asegura que el caso de Joselito “es excepcional”, porque “un muchacho de casi 15 años que acepta la muerte con la conciencia total de que su decisión le podía llevar al martirio y que incluía torturas psicológicas y su asesinato es de una persona heroica”.


“La última tortura que sufrió fue que le desollaron los pies y le hicieron caminar desde la iglesia parroquial donde fue bautizado hasta el cementerio, casi a media noche, al tiempo que dejaba las huellas de sus pies en el camino”. Además, “le habían roto la mandíbula y los dientes con la culata de un fusil, y así ensangrentado, gritaba ‘¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Virgen de Guadalupe!’”, continuó.

Antes de morir, “escribió una carta a su madre en la que dijo ser consciente de que iba a ser fusilado, en la que confesaba su fe en Cristo y que aceptaba esa muerte e invitaba a sus hermanos a unirse también en esta ‘protesta’ religiosa por los derechos humanos”.

El postulador de la causa recuerda que lo que pedían era “la libertad de conciencia y a la libertad religiosa, no pedían privilegios de ningún tipo, pero algo que el gobierno de entonces negaba”.

José Sánchez, “no fue solo un mártir del cristianismo, sino de lo que es el hombre, en defensa de los derechos fundamentales de la persona desde que nace hasta que muere” y él “muere con la conciencia de todo esto”, dice el P. Fidel.

Para el postulador, la persecución que vivió México entonces “fue algo diabólico” en el que se intentó “deshacer el rostro de Dios en la persona”.

Una vez asesinado “a pesar del toque de queda, la gente salió de sus casas a recoger la tierra ensangrentada dejada en el camino por Joselito, y la tumba se convirtió en un imán que el gobierno nunca pudo parar”.

Pero existen otros dos detalles poco conocidos en la historia del próximo santo mexicano. Uno de ellos es sobre el jefe político “responsable inmediato de la orden de acabar con la vida de José Sánchez”. “Pertenecía a una buena familia, había perdido su fe y había traicionado la tradición familias porque tenía dos hermanas religiosas, una buena esposa y llegaría a tener dos hijos, uno de los cuales se ordenó sacerdote y aún vive”.

Con él se ha dado “el primer milagro moral” de Joselito, porque “al final de su vida –recordemos que le llevó a la muerte– fue asesinado en un viaje en un tren por un adversario político del mismo partido”. “Estando moribundo, pidió un sacerdote (entonces ser sacerdote significaba estar condenado a muerte). Se levantó un viajero y dijo que él lo era y asistió al político en sus últimos minutos de vida”.

El postulador asegura que “las víctimas de esta represión no son menos de 100 mil personas” y revela que “tengo una lista de unas 300 personas que murieron de forma similar a Joselito y podrían ser canonizadas mañana mismo”. Pero “José Sánchez es el más famoso y el más significativo y por eso su figura es relevante entre todo el martirologio del siglo XX. Es el único muchacho de esas edad”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...